: Retroroc: El efecto dinosaurio

El efecto dinosaurio

       Hace treinta años no era muy habitual ver a "viejos" escalando.  Lo de viejos va entre comillas porque así parece que si alguien se da por aludido, pues..., eso..., que lo hemos puesto entre comillas para dar un poco la impresión de que queremos decir que nadie es viejo tenga la edad que tenga.
       A lo mejor en Francia sí que se podían ver familias de padre, madre, niños y perro, todos saliendo de un enorme furgón equipados con sus arneses y un semblante de armonía y felicidad.  En esos años, aquello que ahora es muy común en cualquier zona de escalada, nos resultaba de lo más chocante. -Fíjate tú, ¡que tíos estos gabachos!, decíamos mientras nos hacíamos cruces de que unas personas tan "mayores" (que a lo mejor pasarían poco de los 30) ¡y con hijos!, se dedicaran todavía a escalar y encima estuvieran inculcando la afición a sus retoños.



      A principios de los 80 y como consecuencia de la generalización de la escalada deportiva -aquello que entonces se conocía como "el friki"- esto de escalar empezó a ser una actividad algo menos peligrosa de lo que era hasta entonces. De hecho en Francia era habitual el equipamiento con spits, cuando aquí todavía predominaban los buriles (si ahora tuviéramos que protegernos con cualquiera de los dos sistemas nos jiñaríamos, pero entonces se pensaba que la diferencia de seguridad entre unos y otros era tremenda). Este aumento de la seguridad dio lugar a que la gente  continuara con la afición pasados los 30, pero en aquellos tiempos quienes se aproximaban a esa edad ya habían sufrido suficientes escarmientos como para seguir jugándose el tipo. Cuando yo era un adolescente mis compañeros de cordada eran siempre algo mayores que yo, pero ninguno llegaba a los 25. De las generaciones predecesoras a ellos prácticamente no había ni rastro. Si ya mi abuela nos decía - Anda, anda... ¡no vayáis a esquiar! (se refería a escalar), -quedaos en casa, que se está mejor... ¿Qué no les dirían las prometidas y esposas a aquellos señores que rondaban los 30? Pues seguramente, en más de un caso, les dirían lo que le dijo mi abuela a mi abuelo cuando empezaron a festejar, que según decía ella entonces mi abuelo iba con los exploradores,  -O la montaña o yo... y mi abuelo se decidió por mi abuela. Que si mi abuelo se hubiera decidido por los exploradores yo a lo mejor podría llevar más la afición en la sangre...pero claro... mmmhhh... entonces a lo mejor no habría nacido... bueno... mejor lo dejaremos aquí.

        Siguiendo con el tema, que como siempre casi no hemos empezado a decir nada y ya llevamos una especie de epístola, vamos a hablar de los dinosaurios. En el lenguaje coloquial la palabra dinosaurio suele tener una connotación peyorativa. Cuando se dice de alguien que es un dinosaurio se hace referencia a una persona anticuada y fuera de lugar.  Por ejemplo en política, que ahora el tema está muy de moda, al hablar de dinosaurios uno se hace idea de líderes apoltronados en sus cargos impidiendo el paso a personas más jóvenes con ideas frescas e innovadoras. Sin embargo en el tema de la escalada  no ocurre así del todo. Cuando se habla de un dinosaurio de la escalada suele hacerse de manera cariñosa, por decirlo de algún modo. Normalmente se hace  referencia a una persona experimentada y que se ha visto en situaciones de todo tipo, aunque al igual que en la política también los hay que viven del cuento... o mejor dicho, de sus cuentos.  Pero ¿a qué edad se puede considerar que uno es un dinosaurio de la escalada? ¿Depende solo de la edad o también de los años de experiencia acumulada? Parece claro que la experiencia es un factor principal, pero si tenemos en cuenta que hoy en día Ashima -una niña de 12 años- ha encadenado 8c+, 8b+ a flash, 8B de bloque (...y 8A cuando tenía 8 años) entonces, cuando Ashima tenga 28 años y lleve más de 20 escalando ¿se podrá decir que es un dinosaurio? ...o dinosauria si se quiere precisar, como dirían los progres. Evidentemente en los tiempos que corren, y menos aún en los próximos 20 años, rotundamente no. Quizás algunos dinosaurios de los cuentos nos dirán que aunque Ashima se haga un 8c en dos pegues, ya les gustaría a ellos verla  acuñando pitonisas con pesetas y subiéndose por el turrumbal que ellos abrieron en los 80, pero éste es, y seguirá siendo siempre, el cuento de nunca acabar.

       A mediados de los 90, en el mundo friki, cuando uno cumplía los 30 años ya era considerado un dinosaurio. En la actualidad a esta edad se está en total progresión y todavía quedan muchos años para seguir rindiendo a tope. Ahora hay muchos cuarentones octavogradistas, bastantes con 50 y contadas excepciones de 60, pero está claro que dentro de 20 años la cosa irá a más. El efecto dinosaurio es imparable y seguro que acabaremos viendo yayoflautas ensayando con sus nietos la misma vía.

6 comentarios:

  1. NOTA: Maqueando un poco el blog en un navegador que no suelo usar, he eliminado sin querer los comentarios que habíais hecho en este post. Por lo visto es una movida complicada intentar recuperarlos. Si pasáis por aquí otra vez os animo a escribir de nuevo. Lo siento, Nómada Rupícola, Korkuerica, Edu, Lorenzo y Anónimo.

    ResponderEliminar
  2. Qué cojonudas las abuelas!! A mí lo de "quédate en casa, que estarás mejor" me lo decía los sábados por la noche, jajajaj
    Los de mi generación hemos pasado de admirar a los mayores a admirar a los jóvenes, unos pringaos vaya!!

    ResponderEliminar
  3. AQUí están los comentarios perdidos

    Estoy hecho un crack!

    ResponderEliminar
  4. Otro buen post Set, espero vernos pronto porque igual la siguiente ya soy yayoflauta, jejj, aúnque de dinosaurio se lleva bien la cosa, total, jóvenes jóvenes no se ven muchos apretando (........). Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Como siempre ole con tus artículos.

    ResponderEliminar
  6. Pues la mía abuela decía, Ay poner mal donde no lo hay!, tu en la familia tienes un buen ejemplo de apretador maduro jsjsjsjsj

    ResponderEliminar

lista de entradas

Make your own

LO + COMENTADO

Seguidores

Páginas vistas en total