: Retroroc: 2012

2034 (II)

[Viene de 2034 (I)]

        Aquel día en que había recurrido al celador de vía para que le asegurase, el hombre de la cabeza brillante había conseguido el encadenamiento perseguido. Se trataba de una vía que él mismo había equipado 25 años atrás  y que, por circunstancias de la vida, se le había quedado en el tintero. El accidente del ojo fue determinante para frenar la evolución del hombre de la cabeza brillante, bueno, mejor que evolución podríamos decir progresión en el estancamiento, en el sentido coloquial de la palabra.
        Por aquel entonces, hace 25 años decimos, el hombre de la cabeza brillante llevaba casi otros 20 sin aumentar su nivel; simplemente mantenía, a base de "fogonazos", el grado máximo que consiguiera cuando tenía 25 años de edad, o sea, hace ahora mismo 44 años.  Con 69 años recién cumplidos, el hombre de la cabeza brillante estaba a punto de jubilarse;  ya sólo le quedaban dos ó tres más y podría dedicarse de pleno a lo que más le había apasionado a lo largo de su vida.

2034 (I)

        Cuando sonó la bocina del teléfono el hombre de la cabeza brillante estaba acabando de repasar las callosidades de sus dedos con una afilada navaja. Era una mala costumbre que tenía desde hacía años; durante la pausa del almuerzo se cortaba finas capas de epidermis, en lugar de limarlas, pensando que así se dejaba las manos más que finas, pero la realidad era que cada vez que salía a escalar  se le agrietaban de tal manera que, por poco que apretara, tenía que subir siempre con 8 ó 9 dedos forrados de esparadrapo. Los cortes que se le hacían en los callos eran tremendos, y cuando le cicatrizaban en bordes durísimos los volvía a repasar con la navaja mientras pensaba, Esta vez sí que me han quedado bien.
     Hemos dicho que sonó la bocina del teléfono, y aunque parezca una especie de latino americanismo, si es que está bien decirlo así, sonó ciertamente una bocina que estaba situada en lo alto de la nave, justo encima del puente-grúa; era el aviso de que llamaban por teléfono.

El manipulador de agarres

    Había conocido el método en Francia a mitad de los años ochenta. Para finales de aquella década, ya más inspirado después de visitar otras regiones próximas a su casa, decidió utilizarlo para algunos de sus nuevos equipamientos. La primera herejía la cometió en un proyecto con un tramo muy liso. En un principio, antes de la herejía, graduó la ruta de 8?. Él sólo había escalado un 7c y nunca había probado un ocho. En las zonas locales que frecuentaba no había ninguna vía de esta dificultad y su proyecto no era especialmente apetecible para intentar, pues aquel tramo de placa lisa carecía de agarres durante dos metros.
Como conocía un nuevo método, en lugar de taladrar y colocar un anclaje para hacer un pasaje de A0 (como había hecho en algunas ocasiones en su adolescencia) decidió taladrar un bidoigt a lo catalano-francés. ¡Estupendo!, ¡qué 7a más bonito había quedado! (aunque en la actualidad sólo le entren los dedos a un niño) ...y qué fácil y rápido había sido!


El aguafiestas

    Eran las 8:00 de la mañana y Lasuá, entusiasta de la escalada desde pequeño, estaba cambiándose de ropa  en el vestuario del curro para empezar su jornada. Estaba contento. EspAña había ganado la Eurocopa!. Unas taquillas más atrás escuchaba -sin verlos- a dos compañeros de trabajo debatiendo en voz alta sobre las alegrías y miserias del fútbol.
    A Samsonite, que también había acudido muy contento por el triunfo de la selección, le sublevaba un poco que Txispas le estuviera diciendo que a él, personalmente, le tocaba los cojones que unos mozos multimillonarios hubieran ganado ayer el partido.  Lasuá enseguida interpretó que Txispas no tenía una alegría especial aquella mañana.

Los buriles de la discordia

    Estos días estamos asistiendo a una polémica de las más interesantes y comprometidas en los últimos tiempos. La retirada de unos 100 buriles de la Vía del Compresor al Cerro Torre por parte del canadiense Jason Kruk y del estadounidense Hayden Kennedy.
    En www.lacachania.com podemos leer un resúmen de toda esta historia, y en la encuesta que Desnivel.com mantiene abierta  a día de hoy, se puede comprobar que las opiniones a favor y en contra de esta acción, por el momento, están divididas al 50 %. En principio, para posicionarse de un lado u otro, hay que ser consciente de que si se está de acuerdo con la retirada de estos buriles instalados durante la primera ascensión al Torre, hay que estar de acuerdo con la retirada de los buriles instalados durante la primera ascensión de cualquier otra vía en cualquier otro lugar.


lista de entradas

Make your own

LO + COMENTADO

Seguidores

Páginas vistas en total