: Retroroc: Agüero friki

Agüero friki

Mallos de Agüero con la Peña Sola...sola
De izquierda a derecha los macizos de
Agüero, Peña Ruaba y Riglos
    Los Mallos de Agüero son los hermanos pequeños y "deshauciados" de los majestuosos mallos por excelencia, los de Riglos. Sin embargo esconden por sus rincones algunas escaladas sobre conglomerado únicas en su género, con una dificultad para la progresión en libre superior a la que ofrecen los generosos relieves de Riglos. Las paredes del Pisón, el Firé, o la Visera, aventajan por recorrido y espectacularidad a la Peña Sola de Agüero, y  por ello a ésta última siempre se le ha prestado menos interés. Pero la realidad es que para muchos escaladores  que dominan el 7º grado, los Mallos de Riglos ofrecen poca resistencia en lo que a dificultad técnica se refiere.
En Agüero no hay vías largas tan excepcionales como las de Riglos, aunque la clásica de 1947 a Peña Sola nos retrotraerá a los tiempos heróicos como cualquiera de las primeras de Riglos.  En cuenta hay rutas de un sólo largo que,  a quienes conozcan bien los largos más difíciles de Riglos, les dejarán grátamente sorprendidos.

       La roca de Agüero en un primer vistazo puede parecerse bastante a la de Riglos, pero en realidad tiene "poco" que ver. Los escasos bolos que sobresalen lo hacen por la mitad, como si no hubieran acabado de "brotar". También las zonas de cemento son mucho más amplias y con relieves a base se garbanzillospelotillas y pequeñas ranuras redondeadas, dando lugar a secuencias mucho más duras que en Riglos. Digamos que es una mezla de Riglos y San Martín (Guara), que a su vez es una mezcla de Rodellar y Vadiello. Bueno... no sé si se entiende esto bien...pero en resúmen... 100% roca aragonesa.


La Garganta



el relieve fino de Agüero

       En Agüero no hay muchas vías, pero aparte de las seis de Peña Sola y otras tantas por el Macizo, hay cerca de una treintena de largos sueltos de grado 7 (medio y alto), y algunos de 8 (bajo y medio). También hay que decir que para conseguir aquí buenas rutas hay que trabajar mucho y con muy buen ojo (...y aun con todo uno podrá llegar a la cadena con algo de barro por el pecho..).


Hablar de vías deportivas no suele resultar muy atrayente, salvo si uno está inmerso en una conversación llena de bidedos, regletas y gesticulaciones, pero hasta que acabe de poner las fotos tendré que rellenar los huecos que dejen con algo de texto...
La Pereza, un 8a de 40 m.
que hay que acometer
confesao
Los sectores frikis (que deportivos suena feo) de Agüero se han  desarrollado de una forma pausada y equilibrada... o sea,  sin enloquecer... La roca no es del todo buena (...esto es un eufemismo de roca mala...) y no aparenta fácil subirse por los paños de roca más espectaculares, ni en libre ni en artificial. A lo mejor por eso no se han abierto más vías, pero a lo mejor por esto el lugar tiene un encanto especial.  Como destino deportivo en sí puede resultar poco atrayente,
pero para los conocedores de Riglos, como ya se ha dicho antes, el ambiente de algunos largos es único y hasta "extraño".


 Comenzando el largo viaje de La Pereza, 
un pecado capital


 Oscuro Verano, 8a  muy,  pero que muy  a bloque






Otro de los 7 pecados capitales.
 A pesar de su apacible aspecto
se trata de un técnico 7b+

En la Cueva de los Gitanos,
 escalando Gorilas en la niebla 
 y la Variante. Las dos primeras vías
frikis del lugar

Reseña del 89...
...con explicaciones
Variante picante, 1989
Las primeras vías frikis se abrieron  en el conocido Techo de Agüero (Cueva de los Gitanos).  Un rincón que cuenta con atléticas vías en techo, muy apropiadas para machacarse un poco los brazos en los días de lluvia (...aunque lo mejor en estos días es no salir de casa, pero bueno... había que decirlo).  Con el paso de los años, el buen ojo de Miguel, un experto de la zona, y el ímpetu de Beto, equipador incansable, aparecieron dos nuevos sectores: La Garganta y El Purgatorio. En La Garganta se concentran las mayores dificultadas, en un muro largo y técnico, y en  El Purgatorio los 7 pecados capitales, con una dificultad más asequible y una buena orientación para el invierno.

El codo del brazo derecho verifica ese plus
 de dificultad que se especifíca en la reseña
de arriba... Con el pie atrás la cosa cambia...



  Y como ya estamos acabando, y todavía queda algo de hueco para poner texto, simplemente decir que las reseñas, como no, saldrán publicadas  con pelos y señales en la futura guía de los Mallos y alrededores, de próxima aparición.

1 comentario:

  1. Año 89 en Techos Agüero, cuando la gente sólamente escalaba en placas; eres compañero de Rabadá-Navarro, ó discípulo del Sharma. Set, pa lo joven que eres, cuanta historia hay detrás...Me encantan tus entradas. Gracias por compartirlas.

    ResponderEliminar

lista de entradas

Make your own

LO + COMENTADO

Seguidores

Páginas vistas en total