: Retroroc: Sobre chapajes (I)

Sobre chapajes (I)

      Hace poco escalé una esbelta aguja en un sólo largo de 55 metros. Los primeros 20 recorrían un estético muro de curiosas formaciones por una mezcla de arenisca y caliza  roja. Este tramo de escalada atlética con buen agarre daba paso a otros 15 metros de placa técnica, en una expléndida caliza roja y gris de pequeñas regletas y gotas de agua. La ruta continuaba por un muro, otra vez de caliza roja y con buena presa, para acabar con un exigente movimiento de salida a una rampa de un gris excelente. Para rematar, una panza cortada por una laja maciza que se escalaba en bavaresa te colocaba en la misma cima de la aguja. Vamos, un recorrido increíble con una escalada variada y elegante. Si no hubiera sido porque tuve que escalar  los 55 metros de la vía y otros 20 más (destrepando para recuperar cintas y volviendo a trepar hasta el punto más alto alcanzado) la habría gozado como un enano y consideraría esta vía como una de las más recomendables en su grado.


La vía de la foto no es la de las 30 chapas...
¿Por qué tuve que hacer esta maniobra en una vía equipada para deportiva? La respuesta parece fácil: hice corto de cintas. ¿Que por qué hice corto de cintas? la respuesta es obvia: llevaba pocas...bueno, lo que se dice pocas... en realidad llevaba más de 20 y un par de ellas de 60 cm. de longitud, en previsión de un posible recorrido sinuoso. Pero si tenemos en cuenta que las chapas estaban a una distancia media de 1,77 metros (que es el resultado de dividir   los 55 metros de la vía entre los 31 espacios que dejan las 30 chapas que la protegían) y  además matizamos que éstas estaban torcidas, es decir, colocadas sin ninguna preocupación por mantener un alineamiento que facilite el deslizar de la cuerda, podemos considerar -a pesar de las buenas previsiones en mi planteamiento-... ¿que no llevaba suficientes cintas? sí, sí...esto ya lo hemos dicho... pero a lo que quiero llegar a través de este circunloquio es a concluir que la vía era una mierda pinchada en un palo. Con esto quiero decir que un mal equipamiento convierte una ruta excelente en una caga-ruta, con perdón por la(s) expresión(es).  Y no es que haga esta apreciación ahora porque entonces sufriera un trastorno durante la ascensión; muy al contrario, gracias a la maniobra antes citada pude disfrutar de la vía. Al tratarse de una dificultad en la que iba cómodo no supuso un esfuerzo especial ir trepando y destrepando. De esta manera conseguí conducir la cuerda a la perfección y llegar a la reunión con el arnés en su sitio y sin tirar demasiado de la cuerda. Si la dificultad me hubiera superado mucho, a lo mejor con hacer 20 ó 25 AOs y 17 reposos hubiera conseguido llegar al final. De cualquiera de las dos maneras, la sensación al culminar la escalada hubiera sido, y de hecho así fue, la de haber conseguido algo fácil.

...se ve en la cara de Beto
Otra situación podría haberse producido si, por ejemplo,  la vía hubiera tenido 15 chapas en lugar de 30. En este caso la distancia media entre los anclajes hubiera sido de 3,43 metros, una distancia más que suficiente para imposibilitar el paso a quien no consiga realizar alguna sección. Entonces, en algún distanciado de 5 metros (recordemos que los 3,43 es la media) hubiera tenido que destrepar, no para recuperar la cinta anterior poleado de la de encima, sino para volver a reposar al amparo del último seguro con la prudencia que se recomienda para evitar la posibilidad de un largo vuelo (esto puede acontecer aunque uno domine la dificultad que afronta). Después, con las pilas cargadas, hubiera continuado con la máxima concentración y al llegar a la cadena hubiera sentido esa sensación de alegría y alivio que produce el haber resuelto un problema. Este final feliz que planteo podría darse, por supuesto, en el caso de tener la dificultad de la vía bien asimilada. De lo contrario se produciría, más pronto que tarde y dependiendo del nivel de osadía de cada cual, una retirada por acojono -que se dice vulgarmente- o lo que es peor, por escarmiento, lo que ya te deja el nivel de osadía por los suelos para el resto del día.


5 comentarios:

  1. Muy cierto: el equipamiento de una vía -limitándolo al contexto de la deportiva- convierte una ascensión en una experiencia interesante, en "mas de lo mismo" o en una caga-ruta (le viene el nombre al dedo).
    Y como muy bien se expone en el siguiente post, el aprovechamiento de una misma linea de roca incide enormemente en el resultado dependiendo del criterio con que se equipe.
    Creo que el mio se acerca mucho al del autor pero también al de otros muchos escaladores; y si soy de la opinión de no abusar de las chapas es porque veo que la tendencia predominante es la de acribillar las paredes. No quisiera que ello se interprete como proselitismo de los alejes, pero para disfrutar de la escalada sin estrés, con el top rope se soluciona en la mayoria de los casos. O bajando el nivel a vista. O estudiando la via previamente.
    Y la sobriedad de una vía con movimientos obligados o con secciones en las que pensarse bien la jugada, ofrece unas sensaciones muy interesantes y dejan un recuerdo más duradero.
    Es solo mi opinión, pero la escalada deportiva puede ser algo más que "gimnasia aburrida", argumento muy utilizado por sus detractores, que por otro lado, no tiene nada de malo (si no fuera porque cada vez queda menos roca libre).

    Francisco Chaves "Francisquillo"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelente resúmen del tema, Francisquillo. Lo que tú comentas en pocas líneas es justo lo que yo he querido explicar en muchas. Se nota que conoces y disfrutas la escalada.

      Un saludo

      Eliminar
  2. Bueno, con un vaso de vino y viendo que no te pasó nada, continúo al capítulo 2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo me alegra que te preocupes por mí, Nachete!

      Eliminar
  3. Creo que no se puede generalizar en el equipamiento de una via... Puede que una via necesite ese numero de chapas y otra de la misma altura no. No creo q haya una media para esto la verdad y como se equipa segun el criterio del que lo hace, con no subir por la via si es una "cagaruta" es suficiente.
    Si se quiere aventura ya se sabe donde encontrarla, pero generalizar asi en la deportiva me parece un peligro, vamos q no me gustaria q no se protegiera un paso por la moda de dejar alejes. Yo personalmente cuando no me gusta una via no la hago y punto.
    Que conste que me encanta este blog, pero no por eso debemos estar de acuerdo en todo.

    Sam.

    ResponderEliminar

lista de entradas

Make your own

LO + COMENTADO

Seguidores

Páginas vistas en total