: Retroroc: Las normas no escritas

Las normas no escritas

    Siempre se ha dicho que el alpinismo y la escalada, entendidos como deporte, se caracterizan por no atender a unas reglas prefijadas. Cada cual se autoimpone sus normas, se supone que bajo la premisa de alterar el medio lo menos posible y de no molestar al prójimo. Si exceptuamos las competiciones organizadas, que las hay de casi todo, parece claro que cada uno puede realizar estas actividades según le venga en gana. Esto supone un aliciente extra que puede motivar a las personas. Además, incluso en los tiempos que corren, todavía es posible practicar un montañismo "romántico" en cualquiera de sus facetas, alejado de convencionalismos y haciendo realidad la muy trillada frase "... no es sólo un deporte, sino una forma de vivir". (Aunque la cruda realidad para la mayoría de los mortales es distinta de este idílico planteamiento; más bien se podría decir que "la escalada no es una forma de vida, sino un deporte que altera tu manera de vivir"...pero bueno, esto es un tema que se puede tratar en otra ocasión).

     Algunas de estas normas autoimpuestas suelen tener en cuenta convicciones éticas, por las cuales el friki intentará no agarrarse a los seguros, el bigwalero perforar la roca lo menos posible durante sus primeras, o el himalayista subir sin oxígeno a los ochomiles más altos. Otras obedecen a aspectos esencialmente deportivos, como los retos contra el crono, las ascensiones en solitario o el mero hecho de entrenarse a diario para la actividad.
Pero también hay algunas normas escritas, entre las que estarían las reglas básicas de seguridad (nudos, anclajes, epis...) y las que aparecen en el B.O.E (protección de espacios naturales, restricciones, y todo aquello referido a comportamientos manifiestamente incívicos y punibles).

    Quebrantar las normas autoimpuestas  no tiene ninguna trascendencia especial (siempre dependerá de cada persona, claro). Otra cosa es quebrantar las escritas, pues uno puede lesionarse gravemente o incluso morir, y también ser objeto de denuncias con la consecuencia de sanciones económicas y hasta penas de cárcel. Pero quizás lo que más duele es el incumplimiento de una norma no escrita, porque quien actúa en contra de ésta sabe que la comunidad detesta estos comportamientos...aunque también sabe que saltársela no tiene otra consecuencia que la reprobación de otros. Pero esto, a quien reincide con frecuencia en el incumplimiento de las normas no escritas se la suele sudar bastante; vamos, que sabiendo que su acción será criticada por muchos y sólo alabada por su camarilla, continuará "atentando" impunemete contra la comunidad sin darle muchas vueltas a la cabeza. Si en alguna ocasión es reprendido por alguno, su respuesta será la sordera o el "...y tú también y más.", sin aceptar nunca las críticas para intentar enmendar sus actuaciones.

     Las normas no escritas no están escritas y por eso tampoco las vamos a escribir aquí, pero el rellenador de huecos, el manipulador masivoel usurpador de los proyectos, el engordador de curriculums, el siempre-justifica-los-medios-con-el-fin, y hasta el mismísimo esquilmador de los recursos, entre otros, ya saben de que estamos hablando...hartos de quebrantarlas ya las conocen mejor que nadie.



5 comentarios:

  1. Me ha costado pillarlo, pero en el final está la clave. Otro buen post Set. Ya espero con ansias el siguiente, pues me gusta la novela policiaca......Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Yo una vez rellené un hueco.

    Tenía unas buenas regletas y eso me cegó un poco.
    Además, los huecos de alrededor no sólo estaban rellenos sino que iban de maquillaje hasta el culo y eso hacía que éste pareciera mejor.
    Pero sobre todo, me reconcomía la idea de que otro pudiera rellenarlo antes que yo.
    Y eso fue la gota que colmó el vaso ...

    ResponderEliminar
  3. Algunas veces sólo pensar que alguien se nos pueda adelantar nos hace obrar apresuradamente, con menos raciocinio.
    Sí que es cierto que el maquillaje puede ocultar los defectos, pero a veces también resalta las miserias.

    Saludetes, Chambo y Nach.

    ResponderEliminar
  4. No hay como pensar en la "santidad", en la perfección, en la excelencia y a continuación mirarse a uno mismo con sinceridad para encontrar fallos, "pecados", vanidades... ay de quién no vea todo eso en uno mismo, lo más probable es que sea el peor de todos nosotros.
    Parezco un cura,besos.
    chavi

    ResponderEliminar
  5. Amén, Chavi, amén.

    PD: Ego te absolvo a peccatis tuis in nomine Patris et Filii et Spiritus Sancti.

    ResponderEliminar

lista de entradas

Make your own

LO + COMENTADO

Seguidores

Páginas vistas en total