: Retroroc: El pozo de la multiejecución

El pozo de la multiejecución

   Cuando se ensaya previamente una vía para intentar su encadenamiento pueden suceder dos cosas (una vez finalizados los ensayos, se entiende):  que se encadene la ruta, o que no se encadene. En el primero de los casos la consecución del objetivo dará paso a otra actividad, como por ejemplo ensayar una nueva vía o buscar otros objetivos, tanto en la vertical como en cualquier otra actividad. En el segundo, si tras los ensayos no se consigue el perseguido encadenamiento, pero uno mantiene un interés superlativo por encadenar la ruta, entonces no podrá dar paso a otra actividad. Si quiere hacerlo tendrá que compaginar cualquier actividad nueva  que emprenda con la multiejecución.



   
         La multiejecución entra en juego cuando termina el ensayo. ¿Y cuando termina el ensayo en una vía de escalada? Pues más o menos viene a terminar después de diez o veinte pegues  (dependiento de la memoria y capacidad de aprendizaje de cada uno). Si después de este número de intentos repartidos en cinco o diez sesiones no se ha podido encadenar la ruta, la conclusión que se puede sacar es  que el asunto se te está empezando  a apoderar, o sea, que para poder subir encadenando por ahí tendrás que ser capaz de rebajar el grado de la vía hasta dejarlo en un punto en que éste sea  asequible para tí. Lógicamente la vía no se decota (técnicamente hablando),  pero tú, si la quieres encadenar, tendrás que conseguir   rebajarla hasta tu grado real de escalada a base de  más intentos. Por eso, para solucionar este problema se inventó la citada multiejecución, que como se puede deducir consiste en ejecutar la vía que ya se ha ensayado anteriormente diez o veinte veces y que se conoce más que de memoria, múltiples veces más, es decir, otras diez ó veinte veces  más...o treinta, o cuarenta incluso... y hasta cien (esto último tan sólo está al alcance de algunos grandes gurús, que tienen una mente fortísima e  incluso son capaces de multiensayar previamente a la multiejecución).

     Cuando alguien está multiejecutando una ruta conoce al máximo cada movimiento, cada gesto. Los agarres se cogen exactamente por el lugar idóneo y se sueltan en el momento preciso para ir a por el siguiente,  uno incluso piensa que controla bien la cadencia, sus pensamientos, las pulsaciones...pero al final vuelve a fallar una vez más. No pasa nada, se continúa ejecutando lo aprendido y mañana será otro día. Cuando llega mañana, u otro día cualquiera, en el pegue veintisiete,  uno puede conseguir una performance en la ruta que le haga pensar que el encadenamiento está próximo...¡cuidado!, esto no es indicador de casi nada. Quizás luego, mañana, u otro día cualquiera, tendrás el retro-pegue de rigor que te obligará a meditar. En el siguiente pegue que falles en el mismo sitio podrás pensar: "...Pues igual cambio de método en este paso cabrón de aquí arriba ... eso es, ...voy a pisar primero con el pie izquierdo donde el derecho y luego me quedaré del apoyo para salir cruzao..." . Lo pruebas esto en una nueva ejecución (que ahora, de nuevo,  tiene un tinte de ensayo) y puede suceder que realices el nuevo movimiento con éxito, incluso que lo repitas  fácilmente dos o tres veces más para confirmar las excelencias del método. En el siguiente pegue  (en el  que hay una cierta ilusión renovada a causa de la incertidumbre que te produce  el pensar que quizás el nuevo método  será ya  el bueno y definitivo que te permitirá el encadenamiento)  ya te encuentras un poco distinto mientras te estás atando. Comienzas tu ejecución con decisión, ilusionado, y un poco antes de llegar al punto máximo alcanzado en tu última performance, antes siquiera de llegar al paso en el que vas a probar el nuevo método:  ...zas! "...nooooo!!! ...se me ha ido un pieeeee!!!". "...Bueno, es igual", te dices a tí mismo colgando de la cuerda,  "...sigo para arriba y pruebo con el sistema nuevo a ver si puedo llegar hasta el final sin parar". Entoces llega el momento de pisar primero con el pie izquierdo donde el derecho para quedarse del apoyo y salir cruzao. Ya al pisar primero con el pie izquierdo notas que la mano del apoyo flojea un poco, y cuando vas a subir el otro pie empiezas a bailar jotas en unos lisos. La mano que flojeaba ya no va a aguantar más y la otra ya no sabes ni a donde tiene que ir...entonces te precipitas hacia abajo con la cuerda entre las piernas y te pegas con la espalda en el borde del techo. También te has quemado un poco la pierna con el roce de la cuerda y el apoyo se ha roto..."Bueno, el método este era una mierda... mañana lo volveré a ejecutar como siempre".  Todavía no sabes que mañana no vas a poder escalar porque te dolerán las costillas y que esa misma noche tendrás que tomarte un ibuprofeno y darte pomada en la quemadura, además (se te había olvidado con el golpe), como  has roto el apoyo ahora sí que tienes que cambiar el método por cojones. Tampoco es mayor problema...hay más días que longanizas.

2 comentarios:

  1. Ostras Set, me duele la quijada de tanto reirme. Lo has bordado, hacía tiempo que no leía un artículo tan bueno y "Realista", el que no se lo crea que se vaya a Bentué, que con un poco de suerte se hará una vía al año, ah !!!!y que el día se super-compensación, no encadene antes otro, que sino lo lleva claro. Eres un crak.

    ResponderEliminar
  2. Qué razón tienes Nach! que se produzca la confluencia de astros para que dos personas encadenen su proyecto multiejecutado en un mismo día es una cuestión de estadística. La probabilidad es prácticamente 0.

    ResponderEliminar

lista de entradas

Make your own

LO + COMENTADO

Seguidores

Páginas vistas en total