: Retroroc: El origen de la afición

El origen de la afición

  Antes de los 80 era muy difícil que alguien escalara paredes sin tener una vocación por el montañismo.  Lo más habitual era que subiendo montañas a uno le vinieran las ganas de poner las manos para subir por un sitio más difícil y entretenido, y así dar también un poco de alivio al pecho.  Ahora también puede pasar así, pero a la vez es muy normal que alguien  empiece a escalar sin haber salido nunca a la montaña. Entre estos dos polos hay infinitas situaciones y circunstancias. Puede ser que empezando de un modo u otro, se acabe compaginando ambas vocaciones,  que  se abandone una u otra o que se descubran  nuevas aficiones sin ninguna relación, pero compaginadas habitualmente en el mundillo (surf, skate, Kayak...). No estamos decubriendo nada nuevo con esto, simplemente decir que, como en todos los ámbitos de la vida, los orígenes  nos influenciarán para el resto de nuestra vida.


el Aneto y sus hombres
ya verás mañana para ponerte los calcetines...
El origen de la aficción y el periodo de tiempo en que se vivió esa circunstancia, darán  lugar a una "fauna escalatoria"  de lo más diversa. Personalmente, comencé a trepar en un momento en el que se vivieron cambios sustanciales (generalización del pie de gato, asimilación de los conceptos de clean climbing y free climbing, la irrupción de la prensa especializada, más de un vehículo para cada 4... el estado del bien estar, claro). Pero mi afición empezó subiendo tresmiles en el pirineo con 13 años, para acabar en la "lamentable" situación de, camino de los 50, llegar a casa doblao después de haber estado en algún sitio donde ya he estado muchas más veces, sin haber visto nada nuevo y medio contento por haber conseguido controlar bien un movimiento de una vía multiejecutada n veces. (otras veces, las menos,  a lo mejor meriendas de cojón en un bar donde nunca habías estado y ya sí que te vuelves a casa contento del todo). Vamos, que quiero decir que el origen de la afición, a mí, particularmente, me marcó de manera "torcida".

especializando
 (moda "yosemite")
aplicación directa de la preparación
 por friki ochentero
La atrayente comodidad de hacer el friki en las escuelas, como medio de preparación para acometer grandes paredes, dio paso a la especialización en la dificultad técnica, que podía desarrollarse  en zonas de baja montaña y sierras exteriores...incluso en entornos casi exclusivamente agrícolas.  Todo lo propio de un aguerrido montañero (los madrugones, el frío, los vivacs...) se convirtió en el enemigo número uno del friki, que necesitaba sentir las condiciones óptimas para que su organismo funcionara a pleno rendimiento. La cima pasó a segundo término y lo único importante era el cómo. Una vez pasada esta fiebre inicial, muchos frikis con  experiencia y que se habían iniciado en el montañismo,  abandonándolo en sus años mozos para "especializarse", comprendieron que era mucho lo que se estaban perdiendo y en los 90 comenzaron a retomar la actividad alpina. En la actualidad esto aún sucede con más frecuencia, incluso como ya hemos dicho, en gente que empezó directamente con la escalada deportiva,  ya que los nuevos equipos y materiales facilitan el acceso. Las complicaciones ya se las buscará uno mismo...o se las traerá el mal tiempo, pero por los materiales y la equipación que no sea.

equipación para el Mont Blanc
Visionario de la nueva moda

Y es que la equipación en aquellos años dejaba mucho que desear...y eso que ya había muy buenos materiales, sobre todo por La Francia...buenos más o menos... pero lo que no había era guita. La guita, que como dice el tópico está después de la salud y el amor, era la responsable de que salieras por el monte con un anorak de guata, el chandal con los calzoncillos marianos debajo y los guantes que también valían para la Vespa. Eso sí, el calcero era ya bastante estanco; la piel de las botas con lengueta de fuelle bien untada de grasa, el calcetín de lana hasta la rodilla (por eso de los pantalones bávaros) con otros dos pares más de refuerzo y la polaina, hacían un conjunto fetén por tampoco mucha guita. Ahora, el saco...jodo....Los sacos de plumas valían más guita que todo lo que llevabas puesto junto, incluído el conjunto semi-estanco para pies. Recuerdo que yo usaba lo que entoces se solía llamar frigo-frigo, que no era más que un saco de esos de momia con cremallera, de los de guata como el anorak, vamos, esos que se usaban de niño para los campamentos del colegio. Pero bueno, lo mío era ya un poco más técnico. Yo usaba dos frigo-frigo en vez de uno. Uno dentro del otro y con los velcros hacia abajo (los velcros eran los sustitutos de las cremalleras petadas). Los velcros, que a simple vista parecían un buen invento, no lo eran tanto. Los velcros había que cerrarlos en un orden lógico, o sea, primero el del saco exterior y luego el que estaba más en contacto con el cuerpo (bueno, el cuerpo en realidad estaba  con toda la ropa puesta, incluído el anorak de guata) y siempre ajustándo  de abajo a arriba. Parece sencillo, pero todo esto había que hacerlo semiarrodillado mirando hacia el suelo para luego, una vez cerrado el velcro del segundo saco, darse la vuelta con cuidado para "pisar" los cierres con la espalda, por que si no...fffrrrsss... se despegaban y te entraba un biruji por las costillas que te jodía vivo. Ni que decir tiene que pasabas la noche con la "capucha" de la momia tapándote la cara y afixiándote, pues el agüjero, lógicamente, quedaba orientado hacia el suelo. ¿que por qué no ponía los velcros cara arriba?, la evidencia demostró que hacia arriba no soportaban la menor tensión; si te picaba la nariz casi era mejor no tocársela, por eso, la técnica del velcro hacia abajo resultó ser la más acertada (a pesar de que hubiera que arrodillarse alguna vez más a lo largo de la noche).

equipación más de pirineo
enemigo nº1
el velcro pasó a la historia











la aplicación del 8 para
 asegurar fue un gran adelanto
...mmmh
  técnica de la doble cuerda 
11 + 9... = 20


El material duro ya estaba más evolucionado. Los mosquetones hacía tiempo que no eran de hierro y ya había ochos para rapelar (hasta que dijeron que el ocho también valía para asegurar, se aseguraba a hombro y se rapelaba con el ocho...menudo adelanto lo de asegurar!). Pero mosquetones de seguro, por ejemplo, no se usaban mucho. Alguno tenía uno para el ocho, pero como no eran muy buenos casi era mejor que no llevara seguro, que a veces no había dios que lo abriera después de la tensión. Los friends de palo ya se empezaban a ver, pero valían como los sacos de pluma, o sea, un huevo. A lo mejor alguno tenía uno, pero claro, con uno no hacías nada (que a lo mejor ni siquiera se podía meter ese número en toda la vía).  Las cuerdas también  hace días que ya no eran de cáñamo, eran de nylon, que se decía,  y algunas hasta tenían más de 40 metros. Durante una temporada, con el bueno de "Guty", mi mentor, estuvimos escalando en cordada de tres con una cuerda de 9mm de 40 m. y otra de 11mm. y 60m. No parecía mal invento; el primero iba asegurado de cojón, y al segundo que le tocaba la gorda pues también. Pero a veces el segundo, el de la cuerda gorda, tenía que gritar un poco. Cuando el primero llegaba la reunión, antes de dar el chiflido de rigor para que empezaran a subir los segundos, tenía que recuperar los 20 m.  adicionales de la cuerda gorda. Como pasar un 11 y  un 9 un poco viejos  por el agujero del ocho, y luego asegurar a dos segundos a la vez  era de suyo  un poco jodido, si además se añadía la complicación de esos 20m. de más por recuperar,  pues el resultado era que un segundo, el que iba atado a la cuerda gorda,  casi no podía parar de gritar durante todo el largo: tensaaaa!!!!



aquí el friend iba pequeño
sin friends pero seguro
 emulando la mítica foto del Capitán, 
pero con entorno agrícola  de fondo


Pero volviendo al tema que nos ocupa, que ya casi se me estaba olvidando qué  es lo que quería contar al principio de este tostón de post (un postón, que se podría denominar el género) diré, ya para terminar, que el origen de la afición no es el único factor determinante en la carrera de un escalador. Las "malas compañías", la lectura de "quijotadas" (asimilando a fondo) y otras múltiples circunstancias de la vida (familia, trabajo...) definirán nuestra visión y modo de entender la escalada. No habrá dos iguales. Quizás la niña de la foto acabe haciendo big wall en Marte (dicen que hay monañas de 10.000 metros) o el peque de la piscina escalando psicoblocs por los fiordos noruegos. Lo que está claro que nunca harán será intentar pegar los velcros de los frigo-frigo en un vivac en pared, arrodillados sobre una hamaca de red.

11 comentarios:

  1. Buen articulo, muy divertido y bonito gracias a las fotos de época. Casi que veo a mi padre en algunas. Todos las mismas pintas y la misma ropa.

    Me ha gustado, si señor.
    Ahora la gente empieza de diversas maneras lo importante es respetar a todo el mundo, e intentar llevarse bien. Pero si, parece perderse el espiritu montañero; la cima y su gloria. Su sabor.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno, creo que me estoy enganchando al género ''Postón'' , de hecho es de lo mejor que se puede leer por la red aunque cambiando de ''canal'' a uno le atrape ''Gira la OCHOA.nuria'' ó otros ''Realitypost''

    ResponderEliminar
  3. Gracias de parte de un enganchado a los divertidos y educativos "postones". Que sigan.
    Un saludo. Carlos

    ResponderEliminar
  4. Si es que se siente uno muy yayo...esos gatos de dos números de más que te llevabas puestos desde casa, o el trepar en zapatillas, o las mega cintas express , el hacer bulder bien alto jugandote las articulaciones sin que se te ocurriera poner una "colcho"...todo era muy primario...saludos seta..

    ResponderEliminar
  5. Ah ! , se me olvidaban esos buriles de ferreteria que a veces dejabas bien lejos de los pies ,con sus chapas de lata , finitas y a medio oxidar...que tiempos aquellos!!!

    ResponderEliminar
  6. Sí, sí, los gatos con dos pares de calcetines...incluso en invierno te podías poner la media de lana de un dedo de gordo. Qué confort!
    Un abrazo Enrique.

    ResponderEliminar
  7. Felicidades por el blog, Seta. La foto con Chino y Guti (creo) es TOTAL. Tienes mucho que contar, estaré atento, un abrazo de uno que vivió muchas de esas historias

    Chema

    ResponderEliminar
  8. Ostia, Seta... he perdido el don del habla desde que he visto esos cromos en los que sale Salva con pelo (incluso con cachirulo, jeje..), no comento las demás porque apenas he recuperado el movimiento en los dedos para poder teclear...

    Muy bueno el "postón", que cunda, y un abrazo

    Makoki

    ResponderEliminar
  9. Hola amiguetes: me dijeron que trepabais por aquí. Me emociona saber de vosotros y de esas andanzas de la juventud eterna y espero venidera.Estoy volviendo a escalar V y V+ y probando algún 6ª ¡esta muy bien!, pero como se me salen los hombros y algo la rodilla, sigue siendo fenomenal. Todo lo de aquí, me parace Historia, ¡que way es!, disfruto con vuestras PIADAS sinceras y me ha encantado ver las fotos de los libros de escuelas con sus croquis. Os quiero un montón.Gracias JAVIER te siento..... G..y Guay,Guay

    ResponderEliminar
  10. - Hola "Seta", ojalá todos los blogs fueran como el tuyo, sinceros, nostálgicos y constructivos. Una buena herramienta para hacer entender al que no entiende... Y lo mejor, el texto de la foto de entrada.
    Adelante con el teclado y felices escaladas, que ya tenemos nuestras primaveras... Armand Ballart.

    ResponderEliminar

lista de entradas

Make your own

LO + COMENTADO

Seguidores

Páginas vistas en total