: Retroroc: El aguafiestas

El aguafiestas

    Eran las 8:00 de la mañana y Lasuá, entusiasta de la escalada desde pequeño, estaba cambiándose de ropa  en el vestuario del curro para empezar su jornada. Estaba contento. EspAña había ganado la Eurocopa!. Unas taquillas más atrás escuchaba -sin verlos- a dos compañeros de trabajo debatiendo en voz alta sobre las alegrías y miserias del fútbol.
    A Samsonite, que también había acudido muy contento por el triunfo de la selección, le sublevaba un poco que Txispas le estuviera diciendo que a él, personalmente, le tocaba los cojones que unos mozos multimillonarios hubieran ganado ayer el partido.  Lasuá enseguida interpretó que Txispas no tenía una alegría especial aquella mañana.

     Ya en el taller,  Samsonite contaba lo mismo que Lasuá ya había escuchado en el vestuario.
     _Sí,sí, dijo Lasuá,  ya os he oído. 
    Lasuá, que ahora interpretaba que a Samsonite sí que le habían agriado un poco su alegría, tras alabar el juego de la selección y la cara de simpáticos que tenían los jugadores argumentó -por conversar un poco más- que los sentimientos de Txispas podían ser tan razonables como los de cualquier otra persona.
     _ ...si es que es verdad que lo que ganan estos tíos es desmesurao... además... Mediaset es
         de Berlusconi...y casi seguro que parte del dinero que mueve y genera todo esto estará
          en paraísos fiscales. 
     _ baah...,baaah...., Estos tíos  no, eso lo hacen los banqueros. Estos tíos por lo menos
        se lo ganan....no como los políticos y demás chupópteros., sentenció Samsonite.
      Después de discutir un poco el por qué se lo ganaban tantísimo más que él, para "alegrar" la mañana Lasuá añadió:
      _ ...y además, en cuanto pase la fiebre del fútbol nos anunciarán la próxima bajada de
          sueldo, la subida del IVA y jubilación a los 67 para todos.
      _baaaah...., volvió a exclamar Samsonite en tono conciliador.

       La conversación prosiguió sobre los derroteros de la macroeconomía y las políticas neoliberales
($%$$%$$$...), para acabar con los problemas cotidianos del Ciudadano Medio (al que tanto gustan mentar en las tertulias radiofónicas y televisivas).
      A Samsonite se le estaba pasando el cabreo escuchando a Lasuá, que autoclasificándose como el Ciudadano Medio le contaba su conversación con el Dr. X.  la semana pasada.
          _ ...y yo le dije al médico que escalaba cuatro días a la semana
               desde hace  30 años...
          Dr. X: _  ya, ya...pero tienes 47 años. 
          Lasuá: _ Buenoooo... ya, ya, pero...no sé...alguna solución habrá...
          Dr. X : _ se podría hacer una artroscopia de cadera, pero esta intervención no 
                         la hacemos aquí...
          Lasuá: _ Aaahhh..., entonces me la tendré que pagar yo...
          Dr. X : _ Sí.
     Lasuá estaba cabreándose como una mona. Había estado escenificando su diálogo con el Dr. X  y ahora le contaba a Samsonite -mileurista como él- que la intervención que no le cubría la Seguridad Social costaba 10.000 ó 12.000 pavos. (En la clínica privada que le había recomendado el DR. X.).
    Lasuá ya no podía disfrutar comentando la asistencia de Torres en el último gol, ni la increíble carrera de Alba, aquel pequeño hombre millonario que había corrido como una bala para meter el segundo. (....y los cuidados que tendrían Puyol y Villa...¡aaayy!)
    Samsonite, que era un deportista maduro excampeón de culturismo, ahora estaba sintiendo una afinidad especial con Lasuá. Entonces, pellizcándole en  el hombro  y acercándo la cara, le dijo en tono socarrón:
         _  Con lo que les han dado a estos tíos de prima por ganar la final te podrían invitar  a
              1.000 artroscopias! ...por lo menos!  ja!ja!ja!
   Lasuá  rió la ocurrencia y agradeciendo con una palmada la carcajada de Samsonite reanudó su trabajo.
   Continuó la mañana y Lasuá estaba otra vez contento. El  Dr. Y  le acababa de decir que su herniación discal, él, mejor la llamaría protrusión.
          _ Bieeennn!, se dijo Lasuá, hay que pensar en positivo...aunque esta operación  
             sí que la   cubría la S.S... pero bueno, de momento no  hace falta hacerla.
      Cuando Lasuá se cruzó otra vez com Samsonite le habló del  Dr. Y.
          _ ...Este otro me ha dicho que para rehabilitar, a parte de nadar,
               lo mejor es no hacer nada...  
          _  Pues hombre, dijo Samsonite, ...eso de nadar en no hacer nada es bastante fácil...
              ¡qué buena solución te ha dao!  ja!, ja! ,ja!
                                                              
       La mañana seguía su inexorable camino y llegó la hora de marchar a casa. Ahora en el vestuario se hablaba de los  incentivos anuales de productividad variable, un concepto que sólo por el nombre parece que incentiva, que motiva en sí mismo... sí. (este concepto aparece en la nómina dos veces al año y se le espera como agua de mayo). Lasuá se desanimó un poco al comprobar la cantidad del concepto. Entonces, mientras se abrochaba los pantalones,  soltó en voz alta con tono asqueado:
           _ Pues yo ahora  me voy al estanco. Pensaba dejar de fumar,  pero me voy a fumar los
              34,89de la productividad...sí,sí, me los voy a fumar a la salud de todos los cabrones!
    Al salir a la calle, mientras encendía un pitillo, Lasuá pensaba en eso de: "Una alegría compartida es doble alegría. Una pena compartida es media pena."
    En realidad no sabía si aquella frase tenía un trasfondo pesimista u optimista, pero caminando calle arriba  con su graciosa cojera  iba canturreando para sus adentros: 
                          ¡♬...Yo soooy  españool, ♪ españoool, ♪ españOl...♫♫!

3 comentarios:

  1. Igual existen soluciones. Me alegro de ver un nuevo post. Hablamos.

    ResponderEliminar
  2. Y la federación? No tiene su seguro privado?

    ResponderEliminar

lista de entradas

Make your own

LO + COMENTADO

Seguidores

Páginas vistas en total